Un corazón gigante abriéndose al mundo
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…

 

www.pilarlopezmartinez.com

Dagur Kári, director islandés, dirigió en 2015 Corazón Gigante, sensible, bella y transformadora película. Fusi es un hombre de 40 años, que vive con su madre y que se aisla en su mundo. Sólo su pasión los los juegos de guerra de la Segunda Guerra Mundial le hace sentir un poco vivo. Sólo tiene dos relaciones satisfactorias; un amigo que comparte su misma pasión y una niña que vive en su mismo vecindario.

Su rutina, su vida gris, cambia completamente cuando conoce a una mujer en clases de baile country, a las cuales asiste muy a regañadientes. A partir de este momento asistimos a un viaje iniciático interior, en el que Fusi muetra toda su bondad y magia, abriéndose al mundo, convirtiéndose en adulto por primera vez en su vida.

¿Y por qué recomiendo esta película? porque Gunnar Jónsson nos deleita con una interpretación soberbia en todos los más mínimos detalles. Porque emociona cada fotograma, por muy desolador y aburrida que pueda ser su vida. Su interpretación es tan gigante como su dimensión física. Su construcción del personaje está llena de matices, guiños al espectador, sensibilidad, y sólo hay una opción posible: acompañar a Fusi en su camino vital, en su despestar, en la salida de su caparazón, con todo lo que ello comporta a nivel emocional.

La película deja también un retrato sobre la bondad, en sus dos caras: en la más luminosa y tenebrosa.

Corazón gigante provoca una alquimia entre director, actores y público. Sientes la historia de Fusi como cercana, empatizas con sus emociones. Es una película llena de belleza y dureza, que recomiendo vivamente.

Esta película ganó en el Festival de Tribeca el premio a la Mejor Película, Mejor Actor (Gunnar Jónsson) y Mejor Guión.

No os la perdáis. Merece mucho la pena.

Pilar López Martínez

Corazón Gigante. Un retrato sobre la bondad en sus dos caras, la luminosa y la tenebrosa Clic para tuitear

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar un comentario