Mortrarse como eres. La libertad de ser
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Coaching Personal

Hoy voy a compartir con vosotros una historia personal.

De un tiempo para atrás, muchas personas que conozco, me han dicho que soy una persona fotogénica. Es curioso, he recordado como hace unos años, salía casi siempre fatal en las fotos..., y recibía opiniones totalmente contrarias.
¿Sabéis por qué? porque no me mostraba tal cual era.

Tenía complejo de dientes; no me gustaban nada, y no quería enseñarlos en las fotografías. Siempre salía seria, con la boca cerrada, impidiéndome ser.

De adolescente me quise poner ortodoncia, pero por circunstancias familiares no pude. Así que pasó el tiempo. A mi complejo de dientes se le sumó pánico al dentista, por lo que el hecho de enderezar mis dientes lo percibía como una posibilidad muy remota.

Hasta que un día una amiga, que trabajaba para un dentista, me recomendó que lo probara, que era un gran profesional. Me decidí hacerlo. Me animé, confié, y me motivaba muchísimo el poder reirme con todo mi ser, porque la risa, es una seña de identidad mía; me encanta reír y si no podía reirme como yo quería, en definitiva no me estaba permitiendo ser yo.

Así que empecé el tratamiento; estuve un año solo de tratamiento dental y luego decidí ponerme ortodoncia. Tenía 32 años...

Recuerdo el momento en que lo compartí con amigos de toda la vida. Algunos me dijeron que mis dientes me hacían especial, que por qué los iba a cambiar; otros me hablaban de experiencias de familiares, que dolía... que me lo me pensara bien.

Tuve apoyos en mi pareja y en algún amigo, pero las dudas de mis amigos, incluso de mis familiares, me dieron igual. Tenía claro mi objetivo: quería mostrarme con todo mi ser.

No fue fácil; hubieron meses que iba hasta dos veces al dentista. Pero mi actitud siempre fue la de atravesar el miedo, el dolor... porque sabía que merecía la pena.

Mi dentista, mi ortodencista, me trataron genial, me sentí muy bien, y llegó un momento que iba al dentista como quien va al bar.

Así que por fin, un día, después de 5 años de ortodoncia, me quitaron el aparato. Recuerdo que aun con brackets, me reía más que cuando no los tenía.

Os comparto esta experiencia personal, porque muchas veces, nos conformamos con características personales nuestras; soy así, me han dicho que soy así... no puedo cambiar... y SÍ, SÍ, SE PUEDE CAMBIAR.

Cuesta, puede ser hasta duro... pero si tu objetivo está claro, el camino se hace más liviano, te motiva el conseguirlo, el lograrlo.

Os animo a que os mostréis tal cual sois. Luchemos por liberarnos de ataduras impostadas para contactar con nuestra esencia.

Pilar López Martínez

Mostrarse como eres. La libertad de ser Clic para tuitear

 

2 Respuestas

  1. Hola Pilar, Me ha gustado tu post, sin duda se puede cambiar, te recomiendo la letra de la canción de Tears for Fears "Change"...de 1981, que más tarde se incluyó en su LP "The Hurting"....siempre que tengas claro donde quieres ir, puedes cambiar algunos aspectos no sólo de tus costumbres sino también de tu personalidad, para llegar a lograr el objetivo...nuestro cerebro ese pura plasticidad....cuando algunas de sus funciones se estropean, otras partes del mismo adoptan nuevas funciones para cubrir la carencia que tenemos...si la gente supiera cómo funciona su cerebro, quizás podría darse cuenta de que pueden llegar allá donde su determinación y seguridad en sí mismos le permitan. Otra cosa es la buena o mala suerte, las piedras del camino o circunstancias especiales, pero por lo demás EL MUNDO ES NUESTRO !!
    • Muchas gracias Rob por tu comentario. Siento la tardanza en contestarte. Me encanta la canción que mencionas y estoy de acuerdo en lo que expresas. Saludos.

Dejar un comentario