La dependencia emocional. Definición y clases
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

En el post de hoy, os voy a hablar sobre la dependencia emocional, su significado y las clases de dependencia que existen.

Todos, durante nuestra vida o incluso actualmente, en momentos determinados somos dependientes de nuestro entorno, nuestra familia, nuestra pareja, nuestros amigos. Forma parte de la vida, ya que aprendimos a ser dependientes de niños y no hemos conseguido ser completamente adultos.

Es importante, tener en cuenta qué comporta ser dependiente, las clases de dependiencia que existen y que consecuencias implica eso para nosotros. En este caso, no hablaré de las situaciones en las que una persona por enfermedad o discapacidad son dependientes, sino de aquellos adultos, que pudiendo no ser dependientes, eligen serlo.

Me he basado en el libro de "Las tres preguntas" de Jorge Bucay. Jorge Bucay define a la persona dependiente como aquel que se cuelga de otro, que vive como suspendido en el aire, sin base, como si fuera un adorno que otro lleva. Es alguien que está cuesta abajo, sintiéndose siempre incompleto, eternamente sin resolución.

Es un gran riesgo renunciar a nuestros ojos, es decir, que veamos sólo a través de la mirada o de la calificación de los demás.

Los tipos de dependencia emocional que existen son:

  • Dependencia intelectual. La persona no confía en su intelecto, y entonces, preguntan al otro ¿Cómo soy? ¿Qué tengo que hacer? ¿Adónde debo ir? y siempre van preguntando ¿Tú que harías en mi lugar?. Ante cada acción, se han creado un "equipo de asesores" "que saben", para que piensen por ellos. Así depositan su capacidad en los demás, con el riesgo que ello implica. No se sienten seguros de tomar ninguna decisión por sí mismos.
  • Dependiencia afectiva. Son aquellos que dependen todo el tiempo de que alguien les diga que los quieren, los aman, que son buenos. Está en una búsqueda permanente de que otro le repita que nunca lo va a dejar de querer. Es normal desear y necesitar sentirnos amados por las personas que amamos, pero no se puede vivir en función de confirmarlo.
  • Dependencia moral. Son los que necesitan continuamente aprobación de las personas de afuera para tomar sus decisiones. Necesitan que otro les diga continuamente si lo que van a hacer está bien o está mal. Hacen encuestas para cambiar de coche, analizan con lupa si es el momento o no de comprar una casa...y ante toda decisión, necesitan la conformidad de los demás.

Lo fundamental, es analizar nuestras conductas, nuestras actitudes, y ver si somos dependientes o no. Y una vez hecho esto, tomar conciencia de las consecuencias que eso tiene para nosotros. ¿Voy a depender de los criterios de los demás, de su mirada, para vivir "mi vida"? ¿O acaso si soy dependiente dejo de vivir mi vida para vivir la de los demás?

Como veís, no es cuestión baladí, sino vital para nuestro desarrollo personal. No se trata ni más ni menos, que ser valientes y vivir nuestra vida, con nuestros errores, fallos, aprendizajes y vivencias.

No digo que sea fácil, yo misma tengo esferas de independencia que conquistar, pero es un tributo que nos hacemos a nosotros mismos ,a nuestros deseos y necesidades, alcanzando con ello mayor libertad de ser.

 Pilar López martínez

La persona dependiente como aquel que se cuelga de otro, que vive como suspendido en el aire, sin base, como si fuera un adorno que otro lleva. Clic para tuitear

 

 

 

No hay comentarios

Dejar un comentario